La mayoría de imágenes publicadas en este blog, son tomadas de la red o internet, si alguno cree que le violo sus derechos de autor, avisarme por comentario y la eliminaré inmediatamente...

miércoles, 28 de junio de 2017

Cosas de ángeles


Un ángel, barriendo nostalgia,
medita sobre bóvedas y libracos de polvo;
una a una las hojas hablan por arte indecible,
el viento entrecorta su voz, se detiene, ayuda a barrer;
el ángel sonríe, gime y deja caer una sola lágrima:
las hojas se apartan y se ocultan, dejan solo al ángel,
solo en el vacío, ahogado en sus propias lágrimas.

martes, 27 de junio de 2017

Un pueblo sin nombre


Érase un pueblo, un soplo herido desde el corazón,
una herida indecible ante el estertor pétreo de las colinas.
En sus aceras aún brota la lejanía de un pronto abismo,
entre gárgolas y ríos de agua polvorienta, el cielo baja y se ríe,
como dos barajas contrapuestas al vacío hueco de la intemperie.
Desde siempre, el alba jinetea en un laberinto de huesos y guacalchías,
se conoce poco del vértigo, los libros están llenos de agonías agradables
y eso es la envidia de los pocos periódicos que circulan por el mismo tablero.
Solamente él sabe a qué saben las carcajadas de la niebla,
solo él en su trono desapercibido, solo él entre la voz ácida de las paredes.
Por aquí circula la vida con un rótulo colgado en los cabellos,
carretas con bueyes marcan paso a paso la piel socavada del granito.
Esta no es una historia, son humaredas que abandonan involuntariamente a mi pueblo.

lunes, 26 de junio de 2017

In memoriam


Cuántas razones…
¡Oh salvaje memoria que titila dentro de mí!
Tus blancos cabellos bordados uno tras otro como perfume,
tus caminos de alambique, carreteras ocultas del demonio,
tus jinetes de barro y luces oscuras me visitan.
(Uno a uno los besos afrodisiacos de tus caderas.)
Tus epílogos de escarcha, ataúdes con bocas de neblina,
tus líquidos relojes, cipreses conforme al crujir de la lágrima.
¡Oh encariñada alma mía!
Arrebatad, arrancad el espejo de mis falsas pasiones.